Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

domingo, 6 de agosto de 2017

Yo te prometo




Prometo morderte esa sonrisa que no hace más que complicarme la vida.
Prometo abrir bien los ojos cuando me beses y ver esa carita que me pones.
Prometo no tirar la toalla a no ser que sea para quitarme algo más y acabar los dos empapados en sudor.
Prometo reír hasta llorar y llorar hasta reír.
Prometo aprenderme todos los lunares de tu espalda y contarlos con los labios todas las noches de nuestra vida.
Prometo abrazar los momentos agarrándote fuerte de la mano.
Prometo ser libre como un pájaro queriendo volver siempre a casa, contigo.
Prometo ser hogar cada vez que te sientas perdido.
Prometo hacer el amor y follarte con ganas para que vuelvas pidiéndome más y más.
Prometo querer hasta que mi corazón no diga lo contrario.
Prometo sentirte mío aunque no te tenga a mi lado.
Prometo no prometerte nada más, porque una promesa no vale nada si no estas aquí conmigo.
Sino te lanzas a este precipicio llamado amor, no habrá nada que prometer.
Pero si la respuesta es un sí, todo lo escrito hasta este renglón se convertirá en un libro.
Eterno y real.

Thisa Á.

lunes, 10 de julio de 2017

Sola


No me pesan los recuerdos.
Ya no.

Ahora vivo más el presente.
No necesito protegerme de ti.
No me llega el dolor, porque he aprendido a estar con alguien mejor:
Yo.
--

Muchas personas piensan que la soledad es algo negativo.
Las que disfrutamos de ella, sabemos que llega, incluso, a ser una necesidad.
¿Te has parado un momento, a pensar en ti y no en los demás?
Te has preguntado alguna vez... ¿Realmente quiero hacer esto?
A veces actuamos por inercia, por lo que dice la mayoría...

Se tiene miedo de lo que no se conoce y poca gente sabe realmente cómo es estar solo.
Por desgracia, hay soledades que llegan sin ser invitadas.
Cuando nos ha dejado alguien o cuando hemos dejado nosotros.

Pero aún así llega y se queda.
Te enseña a escuchar(te), a cuidar(te), a mimar(te).
Porque aunque parezca una locura, la mayoría de las veces nos olvidamos de nosotros mismos.
Nos dejamos.
Poco a poco.
Nos desvalorizamos.
Y entonces, nos perdemos.

Tenemos que aprender a vivir con nuestros miedos y darles la vuelta.
A conocer de cerca y no prejuzgar.
Perdemos mucho más de lo que crees, cuando no arriesgamos.
La vida está para probar.

--
Hoy escribo sola, oyendo mis pensamientos.
Envolviéndome en el silencio de mi habitación.
Y sonriendo.
Porque me siento.
Porque me quiero.


Thisa Ángel

domingo, 2 de julio de 2017

Lo correcto, lo que no me conviene


(Mi segunda colaboración con el blog http://www.contralascuerdasblog.es/)

He dejado de insistirle a la razón de que eres lo correcto.
Porque no lo eres.
Tampoco el hombre que me conviene, ni yo la mujer que te merece.
Y por algún motivo que escapa a las doctrinas del mundo entero,
tú y yo nos necesitamos de una manera ancestral.

No hablo de curar heridas, sino de sanar el alma.
Porque cuando tu aliento roza mis lunares,
mi sangre bombea más rápido y fuerte.
Como un caballo salvaje corriendo por el campo sin mirar atrás.

Eres esa libertad que enloquece mis neuronas.
Eres el primer sorbo de una copa de whisky solo, ardiéndome por la garganta.
Eres un sueño que me perturba por las noches, haciéndome creer que despertaría en un algún momento.
Eres la inquietud de un quinceañero en plena sacudida de hormonas.
Eres el sabor que se te queda en los labios tras haber saciado boca, en una noche llena de orgasmos.
Eres todo lo que no me esperaba tener.

Y aquí estás ahora.
Sentado en mi cama mirándome como si fuera magia.
Acariciando mi espalda desnuda, intentando descifrar mis cicatrices.

Yo miro por la ventana con las pestañas húmedas de tristeza.
Porque cuando la noche se encienda y el cigarro se consuma
cada uno tendrá que volver a la realidad que nos envuelve la vida.

He dejado de insistirle a la razón de que eres lo correcto,
porque lo correcto sería que no estuvieras con otra mujer.
Y que fueras solo mío.

domingo, 4 de junio de 2017

Dile a mi alma que ya estoy aquí


(Este es un texto que escribí para el blog http://www.contralascuerdasblog.es/)



He pasado 13 años de mi existencia, preguntándome si alguien me cambiaria.

Si podría llegar a traspasar mis heridas y filtrar mi dolor con alguien que lo arrope.
Si todas las dudas, los momentos de inquietud y las confusiones, pasarían a un segundo plano, solo con el peso de una mano sincera en mi frente.
Si las lágrimas de tristeza, se desvanecieran con el ofrecimiento de un motivo blanco y puro.
Si el frio se convirtiera en estado y no en ser, con alguien que fuera calor para mis entrañas.
Si el olvido hiciera caso a la memoria y borrara las derrotas, con un pensamiento de plenitud de una mente calmada.
Si todo lo que sintiera, estuviera centrado en una sola persona...
Que no fuera yo

Hoy he amanecido con un temblor que me paralizaba.
Sola en una habitación en penumbra y con el sonido de un reloj que retumbaba las paredes.
Me he frotado las manos con la intención de sentirme mía una vez más.

Y cogiendo ese humo constante al que llamamos aliento.
Me he sumergido en un papel en blanco para pedirle consejo.
Al responderme el pulso teniendo en mano mi lapicero,
he sido cómplice, de nuevo, de un salto fugaz en otro tiempo.

Volviendo a los 14 donde empezó todo, me he visto a mí reflejada en el charco de mi lamento.
Pero me he visto entera, con sueños y con las garras dispuestas. Y fue entonces cuando lo descubrí.

YO, soy la sal de mis heridas y el filtro por el que el dolor traspasa y se modifica.
YO, soy confusión en un mar de dudas de donde surge el conocimiento y las ideas.
YO, soy la persona que llora y se emociona haciendo de mis lágrimas un salvavidas.
YO, dejé de ser fría al desear el calor de unos labios.
YO, no puedo engañar a la memoria con la creencia de olvidar algo que me pertenece, como son las derrotas que hay tras la lucha de mi vida.

Porque ya es hora de que me centre en mí, de creerme la heroína de mis historias.
Ha llegado el momento de no querer cambiar y de aceptarme tal y como siento.
Tal y como soy.
Como cuando escribo.

Así que por favor, dile a mi alma que ya estoy aquí y que vengo dispuesta a todo.

domingo, 7 de mayo de 2017

Infinite


Frente a tus ojos estoy sin control.
Arrastrada y empujada hacía mi perdición.

Desnuda ante tu boca no existen los límites.
He parado los relojes como me pediste.

Ahora estamos solos en la habitación
seduciéndonos a cada paso sin compasión.

Necesito tu piel junto a mí.
Te necesito siempre aquí.

Tus huellas recubren mi espalda eclipsando mis heridas,
ya no tengo miedo de que me cambies la vida.

Me dejo llevar por tus caricias
cierro la puerta a una próxima huida.

Toco tu cuerpo y me invade el tiempo
no pasan las horas, lo prometo.

Necesito sentirte una vez más.
Tenerte cerca es respirar paz.

Destrózame las inquietudes.
Arrebátame los malos recuerdos.

Coge mi corazón y póntelo en el pecho.
Siente mi calor, mis latidos serán una extensión de tu cuerpo.

Abrázame...

Rocemos el infinito, amor.

(Despierta)

Tus manos sostienen mi piel
acariciando mis cicatrices otra vez.

Pero el sufrimiento se lleva por dentro
que no te engañen mis silencios.

Te he mostrado lo que es para mí un sentimiento
me he desnudado ante esos ojos negros.

Mientras te convences a ti mismo de que me merezco el cielo
yo solo me conformo con tu cuerpo en esta noche llena de remordimientos.

Déjame beber de tus labios el veneno
enloquéceme la mente llevándome al extremo.

No quiero desear otros besos
será mejor que me aprietes fuerte contra tu pecho.

Después...

Ofréceme un tequila moreno
mientras me observas desde tu asiento.

Cuando vuelvas implorando un te quiero
te susurraré al oído que yo nunca miento.

Hoy solo necesito olvidar.


martes, 11 de abril de 2017

El bar



Abrí la puerta del pasado llena de indecisión.
Observé a mi alrededor con cierta curiosidad y me acerque a la barra como si de un chaleco salvavidas se tratase.
Tenía que sujetarme a algo, no aguantaba la presión.
Le dije al camarero que una copa de whisky sólo con hielo no sería suficiente, pero si necesario para poder empezar.
Las manos me sudaban por la temperatura del lugar o quizás era yo.
Cada sorbo lento me quemaba la garganta, pero el corazón me seguía pidiendo otro más.

Todo parecía igual.
El tiempo no había pasado, como de costumbre, por aquel lugar.
La gente actuaba con normalidad sin percatarse de la guerra que se estaba librando dentro de mi cuerpo.
Me sentía extraña, a pesar de todo.

Todos nos hundimos en un vaso alguna vez, pero a mí se me estaba haciendo eterno.
Los hielos quedaron intactos así que pedí la botella para ahogarlos en alcohol y poder aguantar entera un rato más.
Esperé, esperé y, esperé de más.

La visión se me nublaba a ratos y no era por la copa.
Me dirigí al servicio rozando las paredes y chocándome contra la multitud.
El whisky empezaba a hacer su efecto y mi cabeza me daba descansos que duraban minutos.
Me acerqué al lavabo para secar las lágrimas que se desvanecían al llegar a la boca.
Ascendí la mirada y observé mi rostro en el espejo como hace 10 años.
Pero esta vez la expresión era distinta.
Me quedé unos minutos por si te veía entrar por la puerta como aquella vez, cuando entraste y me miraste lleno de vergüenza por haberte equivocado de servicio.
Yo me reí y te dije que, quizás habías entrado en el lugar correcto aunque aún lo sabías.
Tú me sonreíste y saliste cerrando la puerta.
No sabía que me ibas a estar esperando con una copa de "Jack" a la salida.

Cerré los ojos intentando apagar los recuerdos que me estaban matando por dentro.
Cogí un poco de papel y me quité, la que sería la última lágrima, que dejaría caer por mi mejilla.
Salí como pude y me lleve la botella de la barra.
No pude mirar atrás porque el miedo me lo impedía.

Ésa noche me perdí entre bastidores mientras tú te acostabas con tu actual pareja.

El bar era el de siempre.
Donde nos conocimos.
Pero la historia era totalmente diferente...

"El tiempo juega en ligas diferentes dependiendo de la fuerza del corazón".- Thisa Á.


domingo, 19 de marzo de 2017

Valiente estúpido


¡Eh tú! ¡Sí tú! No mires detrás de ti porque te estoy escribiendo a ti que me lees ahora mismo.
¿Sabes lo que es sentirse roto por dentro, verdad?
(Ahora es cuando bajas la mirada)
No te preocupes, no eres la única persona.
Ni serás la última, por desgracia.

Pero, por lo que veo sobreviviste, ¿verdad?
No muevas la cabeza como para decir "bueno, a medias" porque sigues aquí.
Y lo más importante, sigues leyendo esto.
¿Qué tiene que ver?
Pues mucho.
Aunque no lo creas o te parezca sorprenderte, que estés leyendo un texto que empieza con una pregunta que te afecta, porque lo has sufrido y has seguido leyendo hasta llegar a este punto del escrito, explica muchas cosas.

Explica por ejemplo:
- Que eres curiso@.
- Que aunque siga doliendo estás poniendo de tu parte, SIGUES poniendo de tu parte.
- Que todavía crees que hay arreglo y aunque esto sólo sea mero positivismo, la duda está ahí y vas a por ella.
- Que no te has rendido. Todavía no.

Y sí, estabas en lo cierto, sólo es un texto con intenciones algo positivas.
Pero también te diré que quién lee esto hasta el final, es porque no está tan lejos de mis pensamientos.

Bueno, ya que hemos conseguido llegar hasta aquí.
Voy a decirte algo que quizás te haga reflexionar un poquito más:

Cuando una persona se siente rota por dentro, lo que primero tiene que pensar, es que cuando algo se ha roto es porque en un principio, sabe que hay algo entero que tiene ese peligro de rotura. Y que aun sabiendo esto, ha seguido apostando por ese posible dolor. No sé cómo lo verás...
Pero para mí, una persona que apuesta por algo sabiendo, que quizás en el camino, pueda perder más de lo que cree, es un valiente.
Valiente estúpido, dirás tú ahora.
Pero en un futuro, cuando consigas coserte ésos rotos, comprenderás lo que puede llegar a dar de sí un loco corazón.
Y que los saltos al vacío están hechos para los que aguantan el tirón.

Se te ha roto el paracaídas y has conseguido aterrizar.
Quédate con eso, valiente estúpido.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Belgium

Cada parte de mi ser ha sido repartida por el mundo.
Para encontrarme, es necesario que viaje a cada rincón del planeta y averigue quién soy realmente.


En mi primera aventura, pude conocer el valor de la palabra hogar.
Pese al gran frío del que no estaba acostumbrada, cada sitio me transmitía un calor en el cuerpo que me hacía sentir muy cómoda.
Reencontrarme con amigos que son familia me hizo descubrir que por muchos años que pasarán, nada cambiaría entre nosotros.
Verificar, que este gran camino que me queda, también podría realizarlo sola.

Hace unos años viajé a Bruselas (Bélgica) con la intención de ver a una gran amiga a la que hacía siete años no veía. Trabajé duro para comprarme el billete de avión, nunca había viajado sola y nunca había viajado a un país extranjero. Pero el ver su cara de sorpresa recompensaba cualquier esfuerzo.

Llegada a la estación y en la puerta de salida, me espera ella: mi amiga, mi hermana. Alrededor, mucha gente que también espera a familiares, amigos, colegas... Ella es la única que lleva pañuelo así que la reconozco a la primera. Cuando me acerco más, se percata de mi presencia y la cara se le ilumina. Segundos después se me oye gritarla:
- ¡Tiaaa, qué fuerte que estoy en Bruselas!" - Y ella me responde con un:
- Lo sé, no me lo creo ¡ven aquí capulla!
La cara de sorpresa de la gente porque una española y una árabe se dan un abrazo mientras hablan en un idioma que muchos no entendían, era digno de ver. Todavía sigo sin comprender, porque a la mayoría de las personas les sigue "chocando" que otras diferentes quizás, culturalmente, se lleven tan bien y tengan esa complicidad de los años.

Cogimos un autobús para llegar a su casa y ver a toda la familia que me esperaba con alegría. Fue un momento lleno de abrazos, besos, entrega de regalos y palabras tales como: "¡Vaya, cómo has crecido!".
Los padres se quedaron la primera noche en casa de unos tíos y nos dejaron a mi amiga y a su hermana solas en la casa. Después de una gran charla para ir poniéndonos al día y una comida riquísima, se nos hizo de noche y salimos un rato para ver el centro de Bruselas.

La Grand Place estaba preciosa llena de luces. La arquitectura de esta ciudad he de decir que me enamoró. Iba con la boca abierta cada vez que veía algo diferente a lo que yo estaba acostumbrada. Por el camino, vimos el famoso Manneken Pis, más pequeño de lo que imaginaba, todo hay que decirlo.
El Teatro Royal me hizo soñar por unos instantes.

Al día siguiente después de un desayuno que me hizo su hermana, especial para reyes con delicias turcas y té casero, salimos a conocer el también famoso Atomium. Una estructura de grandes dimensiones formado por nueve esferas. Tuvimos que volver pronto porque empezó a llover.
Esa tarde fuimos a la zona holandesa de la ciudad a visitar a más familiares. Como podréis imaginar regresé a Madrid con unos kilos de más.

El tercer día lo dedicamos a visitar Brujas. En pleno Febrero, no se aprecia tan bien la belleza de este lugar. El viento parecía que te arañaba la cara del frío que hacía. Pero mereció la pena por las vistas, las casas, los paisajes, todo. Llegamos muy cansadas de la excursión y lo que quedaba de tarde lo pasamos en su casa. Nos tiramos hablando, riendo y recordando momentos hasta las tantas.

Y a la mañana siguiente mi avión despegaba dejando atrás una parte de mi corazón en esa familia a la que tanto quiero y espero, volver a ver con todas mis fuerzas.
No pude estar el tiempo que me hubiese gustado por trabajo y dinero. Pero lo importante fue todo lo que me enseñó.
Salí de mi zona de confort, cogí un avión para poder ver a una persona, con la que había estado toda mi infancia.
El día que nos separamos, supimos que ése no iba a ser el final, y el día que yo dejé mis inseguridades a un lado, mis miedos y decidí ir a buscarla...
Ése día, demostramos al mundo entero que la palabra AMISTAD puede traspasar las fronteras de la mente, del corazón y del mundo entero.


Especial dedicación a la protagonista de este viaje.
Mi amiga, mi hermana: Samiha.

domingo, 19 de febrero de 2017

Tiempo mental


Tengo tanto por descubrir y a la vez tan poco tiempo para aprovechar cada rincón de este lugar.
Siento que se me escapan los días como aire entre los dedos.
Me hago sabio y eso, es aceptar aquello que no me gustaba en un pasado no muy lejano.

Quiero perderme en una isla sin reloj.
Tener todo lo necesario en un golpe de visión.
Viajar sin planes y crecer sin maletas.
Tomar decisiones precipitadas y reflejarme en el espejo, sin prestar atención en el desgaste de mi cuerpo tras el paso de estaciones.
La lucha entre el QUERER y PODER, en el que no hay victoria.
Solo la batalla.

Y el error de todas las batallas, es la idea de creer, que existe un conflicto:

Tenemos la manía de pensar tanto las cosas, dándole vueltas y vueltas hasta marear los recuerdos.
Nos gusta lo complicado.
Comernos la cabeza.
Déjate fluir. Déjate llevar.

Es difícil muchas veces. Pero necesario las otras restantes.
Hacer desvanecer con cada pensamiento negativo, el tiempo mental que nos creamos,
es vaciar un corazón lleno de emociones que nos hacen estar vivos.


Vive creyendo en el crecimiento no atormentándote por el paso de éste.
Relájate. Es la única forma de amar la vida.

Thisa Ángel

viernes, 17 de febrero de 2017

Premios 20blogs

¿Me ayudas a cumplir un sueño?



He recibido muchas preguntas sobre los premios 20blogs así que espero que esta entrada os resuelva cualquier duda. Muchas gracias de nuevo por interesaros.

1. ¿Qué son los premios 20blogs?
2. ¿Por qué decidí inscribirme?
3. ¿Cómo votar? (Las votaciones son hasta el 10 de Marzo 2017)
4. ¿Por qué es importante para mí?


1. ¿Qué son los premios 20blogs?

Premios 20Blogs es un concurso organizado por http://www.20minutos.es/, en el que participan todos aquellos blogueros que deseen inscribirse y que, cumpliendo los requisitos de las bases, optarán a una serie de premios.

Os dejo este link para más información:

2. ¿Por qué decido inscribirme?

Creo que sería una gran oportunidad para darme a conocer, de crecer en la escritura. Cuando tienes un sueño tienes que ir a por todas. Cruzar todos los caminos que te lleven hacía el correcto. Mi sueño es ser una gran escritora y crecer como persona gracias a ello. Así que sí, voy a por todas. Este concurso podría ser ese empujoncito, ese trampolín que me ayude adentrarme en lo que es, a día de hoy, mi mayor pasión.

3. ¿Cómo votar?

¡¡IMPORTANTE!! Las votaciones son hasta el 10 de Marzo 2017.

- Primero para poder votar cualquier blog tienes que registrarte en la página de la Blogoteca de 20minutos -> http://lablogoteca.20minutos.es/premios-20blogs/

- Después buscas en el directorio de la Blogoteca el blog que te interese.

Mi blog está en la categoría de PERSONAL:

Y también inscribí mis redes sociales, cuyo contenido esta muy ligado a mi blog y a otros temas de mi vida en torno a la escritura. Están en la categoría de REDES SOCIALES Y VIDEOBLOGS:


- Una vez que estés en la ficha de mi blog Frustraciones Vitales presionas el botón de VOTAR ESTE BLOG y te aparecerá en verde diciendo que HAS VOTADO ESTE BLOG y listo.
Cualquier duda que tengáis al respecto, me podéis escribir por mis redes sociales o al correo electrónico que facilito en mi blog.

4. ¿Por qué es importante para mí?

Bueno cualquier persona tendrá un deseo, un sueño, una meta, un objetivo en su vida.
Pasará y probará todos los caminos posibles hasta conseguir aquello que le hace vibrar.
Un sentido de vida, por así decirlo.
A lo mejor para muchos, esta decisión les parecerá una tontería, se presentan muchos blogs y soy consciente de que muchos son más elaborados que el mío. Pero el intentarlo y el hecho de probarlo me llena de una satisfacción personal increíble. Y aunque no gane, no es una batalla perdida porque por lo menos estuve ahí, estuve dejando mi huella en el camino. Creo que es lo importante.

Mi sueño es escribir un libro.
Mi meta, ayudar a la gente con mis escritos.
El camino puede ser difícil pero no será un tiempo perdido, porque cada sendero siempre, siempre será una experiencia de vida.
Si haces lo que te guste, lo que te mantiene vivo, siempre, SIEMPRE, merecerá la pena.


miércoles, 18 de enero de 2017

Pedazos


He repasado las páginas de mi desastre
no consigo separar al miedo de la conciencia.

Aún quedan kilómetros de carretera por recorrer
y el aire ya se hace notar en mi rostro erosionado por las penas.

Llevo en el maletero todos los recuerdos que me dejaste
me pesan en el cuerpo, y necesito despejar la cabeza.

Tengo tus cartas tan desgastadas de tanto leerlas
que hay palabras que han desaparecido.

No consigo desprenderme de tu olor,
no he podido tirar aquellos jerséis que te regalé por tu cumpleaños.

Me cuesta tanto tener que guardar tus fotos...
me falta el oxígeno cuando te veo en ellas y no conmigo.

He llegado al lugar donde empezó todo.
Te tengo en mis manos a punto de cumplir tu último deseo.

Es tan fuerte el sufrimiento en este momento...

Ahora es cuando tengo que separarme de ti,
decir adiós a todas tus pertenencias que tanto quise como mías.

Decir, que fuiste lo mejor de mi vida y que no te olvidaré nunca.
Y arrojarte por este precipicio donde nos besamos por primera vez.

Me mata tanto esta situación...
Fuiste tú el que dio el primer paso, así que ahora me toca saltar a mí.

No puedo soportar tanto dolor dentro de mí.
Perdóname...
                                          
Perdóname, porque no encuentro la mejor manera de hacer callar al dolor,
de salvarnos de todo esto.
Mi cuerpo ya estaba muerto por dentro desde el día que te apartaron de mí.

No pierdo NADA porque tu siempre has sido mi TODO.
Pero ahora estaremos juntos amor.

Siempre tuya
mi vida.

viernes, 13 de enero de 2017

Atardece en tus ojos

He visto atardeceres con tu olor impregnado en mi piel.


La luz entra por la ventana dejando entrever una escena que creía olvidada, hasta que volviste.
Mil pensamientos vienen a mi cabeza cada vez que te cruzas por mis sentidos.
Me gusta verte dormir y transpirar tu paz cuando te dejas caer por mi cama.
Notar como tu respiración se convierte en melodía rozando cada nota.
La magia del momento, del lugar, de los dos juntos.
No se...

Abres los ojos y me traspasas el alma.
De nuevo, esa fuerte presión en el pecho.
Me incorporo a ver otro tipo de amanecer por el cristal de la habitación.
Tú me sigues con la mirada y te adelantas:

- Tenemos tiempo - me dices con esa voz que irrumpe sin permiso entre mis sábanas.

Y yo...
Desde la ventana, te contemplo.
Te observo detenidamente como tus ojos se percatan de mi idiota timidez, mientras te acercas lentamente.
Cerca de mi cuello, cada palabra tuya en mi oído llega de una manera ancestral.
Los escalofríos me recorren la columna y el cosquilleo juega entre los dedos de mis pies.
Mi boca paralizada, no llega a pronunciar palabra.
El momento de silencio apenas dura minutos.

Atrapas mis razonamientos dejándolos en un segundo plano.
Noqueas al pasado y me encierras contigo, entre tus brazos.
La recaída es inevitable, al igual que la pérdida de control de mi cuerpo cada vez que sostienes mis piernas.
¡Qué me tiemblan las emociones! y se me eriza el corazón cada vez que me tocas.
Te muerdo y te araño pidiéndote más y más, hasta caer rendida de placer.
Despierto en sudor.

Atardece en la habitación.
El tiempo ha terminado.

Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.